Desde ajustes de cuentas entre espías y delincuentes, a secuestros de periodistas y festejos celestes y blancos a los que los represores «invitaban» a sus cautivas.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy